Ya vamos de camino a la primavera, cuesta abajo y sin frenos. Nos hemos empezado a plantear una vida un poco más saludable de cara a los próximos días en que los termómetros vislumbran temperaturas algo más agradables. Ya estamos tomando el control de nuestra vida y nos hemos propuesto mejorar nuestra alimentación y hacer un poco más de ejercicio, ¡que se note en verano!

Como hemos dicho en otras ocasiones, existen muchas formas de iniciarnos en el deporte y en la vida saludable en general. Asimismo, existen un número infinito de ejercicios que nos ayudarán a ponernos en forma, algunos de ellos enumerados en nuestro post ejercicios en casa para quemar grasa. Ahora bien, si ya hemos pasado esta primera fase de iniciación al mundo del deporte, empezaremos a necesitar ejercicios más específicos para trabajar los músculos de forma individualizada. Para ello hoy os presentamos este post sobre tipos de flexiones, para que podamos variar nuestra rutina de ejercicios.

¿Que tipos de flexiones existen?

Cómo-hacer-flexiones-correctamente

Sí, has leído bien, existen más tipos de flexiones que la típica que conocemos todos y que tanto odiamos. Esta variedad de flexión tan conocida nos ayuda a trabajar, de manera muy satisfactoria, hay que admitirlo, el pecho de forma directa y hombro, bíceps y tríceps de forma indirecta. Pero el hecho que sea de forma indirecta implica que estos últimos músculos no se potencian a la par que el pecho, con lo cual hay que hacer ejercicios específicos para darles el mismo trabajo que le damos al pecho. Pero tranquilos, existen otros tipos de flexiones que nos ayudarán con nuestro cometido y que, además, nos permitirán entrenar en casa sin necesidad de otros materiales.

  1. Flexiones a una mano: este ejercicio es de nivel avanzado. Si ya llevamos mucho tiempo realizando flexiones normales, ya es hora de que avancemos un peldaño y nos atrevamos con este tipo de flexiones. Se realizan de la misma manera que las de dos manos, pero en esta dejaremos todo el peso en un solo brazo. Cuanto más separemos los pies, menos trabajaremos y cuanto más los juntemos, más fuerza haremos.
  2. Flexiones diamante: este tipo de flexiones son específicas para el trabajo del tríceps. Las realizaremos colocando las manos de modo que realicen  un triángulo, es decir, juntando los dedos índice y pulgar de la mano derecha con los de la mano izquierda. Las manos tienen que quedar a la altura del pecho, para que cuando nos elevemos hacia arriba,estiremos por completo el tríceps. Otra forma de realizar esta flexión es colocando las manos de la misma forma encima de una pelota. Así, tendremos el valor añadido de que la pelota, al ser inestable, nos obliga a hacer un mayor esfuerzo.
  3. Flexiones en punta de los dedos: este tipo de flexiones es poco conocido, pero no por ello es menos importante. En estas flexiones, realizaremos el mismo trabajo que hacemos en las flexiones normales, pero con la variedad de que lo haremos apoyando solamente la punta de los dedos. Con ello, a la par que trabajaremos el pecho, lo haremos con los músculos flexores de los dedos, mejorando así la fuerza de agarre de los mismos.
  4. Flexiones con palmada: en este tipo de flexiones trabajaremos la fuerza de una forma mucho mayor que en las normales. La forma de realizarlas es la misma de las normales, con la variante de que el impulso hacia arriba debe ser mucho mayor para que  podamos dar una palmada mientras subimos. Debemos tener cuidado con este ejercicio y realizarlo sólo cuando estemos seguros de que podemos hacerlo ya que una mala caída puede ocasionarnos una lesión en la muñeca.
  5. Flexiones con los nudillos: este tipo de flexiones es muy útil para fortalecer muñecas y antebrazos. Para realizarlas, debemos apoyar el puño cerrado en el suelo (mucho mejor si es esterilla o alfombra) y elevarnos hacia arriba de igual forma que hacemos en las flexiones normales.
  6. Flexiones con pies elevados: realizaremos este tipo de flexiones de igual forma que las normales, pero con la variedad de que deberemos apoyar los pies en una superficie elevada como una silla o un taburete. De este modo trabajaremos los hombros, así que podemos llamarlas también flexiones de hombros.
  7. Flexiones con manos abiertas: en este tipo de flexiones abriremos más las manos, para que quede más distancia entre ellas. De este modo, trabajaremos más tanto el pecho como los hombros, puesto que son bastante más duras que las normales.
  8. Flexiones con toque de hombros: este es un tipo de flexiones algo más avanzadas, como las anteriores. En ellas, realizaremos un ejercicio normal de flexión y al subir, nos llevaremos la mano al hombro opuesto, alternando en cada flexión la mano.

¿Cómo realizar flexiones de forma correcta?

flexiones-de-pecho

Para hacer ejercicio adecuadamente no se trata sólo de realizar estos tipos de flexiones, sino que deberemos hacerlo adecuadamente. En el ejercicio como en la dieta, la excelencia se obtiene al cuidar los detalles, de modo que no debemos confiarnos ya que, además, corremos el riesgo de lesionarnos. Por ello, deberemos:

  1. Empujar los codos hacia el tronco: para realizar todos los tipos de flexiones, sacar los codos hacia afuera es peligroso y lesivo. Si queremos intensificar la dureza del ejercicio solamente deberemos separar más las manos entre ellas, pero en ningún caso sacar los codos.
  2. Tomar contacto con el suelo antes con el pecho: otro error muy frecuente en todos los tipos de flexiones es el de no tocar el suelo con el pecho o el de tocarlo antes con las piernas.
  3. Realizar recorridos completos: para realizar correctamente las flexiones es necesario partir desde el suelo (con el pecho) y llegar hasta arriba extendiendo por completo los brazos.
  4. Cabeza en posición correcta: ni muy flexionada ni muy extendida. De este modo no cargaremos las cervicales y realizar correctamente todos los tipos de flexiones.
  5. Dedos separados y el índice apuntando hacia delante.
  6. Poca separación entre los pies: de este modo nos aseguramos trabajar también el glúteo.
  7. Muñeca bloqueada: es el codo el que se dobla, la muñeca no debe recibir ningún estrés.

Si cumplimos con estos pasos realizaremos las flexiones de la mejor forma y no lesionarnos en el intento. Aún así, recordamos la importancia que tiene la supervisión de un profesional, al  menos una vez, para que nos explique bien cómo se lleva a cabo el ejercicio.

En Nutritrainclinic entendemos la importancia de cuidar la alimentación y guiarte durante todo el proceso. Para ello, adaptamos la nutrición a tu estilo de vida y condiciones personales, porque no todos tenemos el mismo objetivo. Por esto, nuestro equipo de profesionales clínicos adapta personalmente la dieta a tu objetivo, sin dietas milagro ni dietas predefinidas. Nos avalan más de 4500 pacientes satisfechos en 10 años, que ya forman parte de esta gran familia. Y tú…¿Hablamos?

¡Animate, el cambio empieza en ti!